Dogecoin

21/08/2018

La moneda digital o criptomoneda Dogecoin fue creada hace unos cuantos años y paradójicamente surge como una crítica o broma ante la seriedad cuestionada de las criptomonedas, específicamente del bitcoin para ese momento y en este momento, hasta el Dogecoin alcanza valores precios realmente altos.

La imagen de esta moneda y su nombre provenían de los memes que realizaron de un perro de raza Shiba Inu que se conocía como Doge una versión humorística de dog, el cual que se acompañó con frases absurdas que servían para expresar la sátira y sentimientos sobre cualquier elemento.

Además, su creador Bill Markus un programador Oregon no le fijó ningún valor a su criptomoneda ya que es el propio mercado el que decide en cuanto intercambiar una divisa virtual por una tradicional y como se trató de una broma cualquier usuario de Internet podía generar sus propios Dogecoin o adquirirlos tan solo por unas decenas de milésimas de euro.

En el año 2014 el precio de esta criptomoneda se triplicó en cuestión de horas y alcanzó 0,0018 dólares dado un cambio de legislación en China, ampliando las trabas a la inversión en bitcoin, por lo que muchos usuarios cambiaron bitcoin por Dogecoin, querían comprarlos baratos y venderlos caros, lo que significó que unas semanas después sus compradores pagarían solo un 10% y quedó estable por años.

Sin embargo, en 2017 el valor del bitcoin se duplicó y su precio arrastró al valor de otras criptomonedas más económicas y lo que empezó como una broma la moneda Dogecoin también incrementó su precio en el mercado y alcanzò los 0,004 dólares, luego se desinfló y se movió el interés de los compradores por criptomonedas como Ripple, Litecoin y por supuesto, bitcoin.

Una historia que multiplicó la sátira

La historia del Dogecoin no termina allí, ya que se ha multiplicado y su aceptación ha alcanzado màs de los mil millones de valoración, sorprendiendo hasta su creador, quien ha expresado su preocupación ya que cree que este fenómeno habla de lo que significa las criptomonedas en la actualidad y que su moneda con un perro dibujado que no se actualiza en dos años se multiplique y llegue a mil millones.

Es una realidad, que muchos se preguntan si los valores de esta criptomoneda se mantendrán o volverán a caer en un 90 por ciento y lo más importante si la mayoría de las tiendas online la acepten como forma de pago, pero lo màs importante es que tal como lo quiso visualizar su creador, el comportamiento de las criptomonedas es impredecible.

Una moneda con propósito

A la par, se probó que las monedas virtuales despiertan la avaricia en sus compradores, quienes están esperando volverse millonarios rápido y fácilmente, sin importarles sus trasfondos y esto realmente tiene un impacto en el mercado y en la sociedad.

De la misma forma, el Dogecoin es una muestra de los excesos y las distorsiones que pueden presentarse en las comunidades inversoras en criptomonedas e incluso, en la banca electrónica, que pueden generar efectos insospechados, por lo que el escéptico Dogecoin logró su objetivo.